Correo Corporativo

Nuestros Clientes

 

Me llamo Luz Marina Ortega, nací en una pequeña población en los alrededores de la ciudad de Pasto-Colombia. Desde muy pequeña he creído que todas las cosas en la vida se hacen con esfuerzo y dedicación y en estos tiempos las mujeres no estamos para quedarnos en la casa como amas de casa, pues trabajando junto al esposo las cargas del hogar son más llevaderas. 

Mi esposo se llama Miguel Ángel y tenemos dos hijos, a los que me dediqué por completo mientras estaban pequeños.

Mi esposo trabajaba en la fabricación y venta de cucharas, cucharones, fruteros y bandejas en madera, oficio artesanal que aprendió de sus padres.

  

Cuando mis hijos estaban más grandes, tomé la decisión de trabajar vendiendo los productos que elaboraba mi esposo en su taller, para lo cual tenía que viajar a otras ciudades, pues el mercado local lo cubría la familia de mi esposo. Era consciente del sacrificio de no estar continuamente con mis hijos, pero sabía que este esfuerzo nos traería bienestar a la familia. 

Un día me arriesgué y me fui a Cali una ciudad grande llevando los productos para ofrecerlos en las calles y puerta a puerta. Una persona que conocí, que se dedicaba también a la difícil labor de las ventas ambulantes, me dijo que los artículos eran bonitos y me sugirió que los ofreciera en una cadena de almacenes. Me animé a visitar al propietario. Al llegar observé que las personas lucían elegantes, lo que me hizo sentir incomoda por mi sencillo vestido y los dos “costales” de mercancía que llevaba.

Fue un día inolvidable! Aceptaron mis productos y además me hicieron un contrato por USD1.700) para entregas mensuales, lo que cuadruplicaba mi promedio de ventas habituales. Aunque contenta, me preocupé mucho, porque el taller no contaba con los equipos suficientes, ni el personal y mucho menos con los recursos económicos para cumplir oportunamente este pedido. 

Regresé a Pasto y me dirigí a una ferretería a cotizar una máquina que urgentemente se requería para responder al compromiso que había adquirido en Cali. 

Como no contaba con los recursos económicos suficientes consulté sobre la posibilidad de comprar a crédito, pero allí solo vendía productos de contado. Pero el propietario me dijo que fuera a Contactar, que esta organización ofrecía facilidades de créditos a pequeños productores y comerciantes en el departamento de Nariño.

  

Fui a las oficinas de Contactar, con la incertidumbre que esa institución como los Bancos, sólo prestarían a personas que pudieran respaldar la deuda con un inmueble o un codeudor solvente. Fue grande mi sorpresa, cuando además de concederme rápidamente el crédito me incluyeron en actividades de capacitación en costos, diseño, presentación del producto y otros temas relacionados. En adelante he solicitado otros préstamos, que nos permitieron ampliar las ventas y poder comercializar con almacenes en Bogotá, Cali y Palmira y participar en Expoartesanias, la feria más importante en ese sector de Colombia y donde siempre hago nuevos clientes.

En total hemos tenido 9 créditos con Contactar, que suman aproximadamente USD19.000, con los cuales adquirimos un terreno donde construimos la casa,

adecuamos el taller de artesanías y compramos maquinaria. También me sirvieron para educar a mis hijos y por eso hoy en día Miguel Ángel trabaja como patrullero de la Policía Nacional y Jhonny Allen, está cursando séptimo semestre de educación física en la Universidad.

Estoy segura que siempre puedo seguir contando con el apoyo de Contactar. Tenemos el proyecto de independizar completamente el taller de la casa y también viajar a conocer el mar con mi esposo y mis hijos y darnos unas merecidas vacaciones.

 

     

Reconocimientos.
Carrera 6 # 22-90 Avenida Bolivar- Pasto Nariño Colombia Teléfono: (57) (2) 724 43 25 - (57)(3) 310 820 0000